viernes, 29 de julio de 2016

La Biblioteca Nacional reconoció la entrega de sus trabajadores y trabajadoras

Texto: Renny Marrero / Fotografía: Adianez Gutierrez - Prensa IABNySB
Con el objetivo de celebrar el 183° aniversario de la creación de la primera Biblioteca Pública de Venezuela, y los 39 años del Instituto Autónomo de Biblioteca Nacional y Servicios de Bibliotecas (IABNySB), se llevó a cabo un emotivo acto que tuvo lugar en la Sala Juan Bautista Plaza, en el que se hizo entrega a las y los trabajadores el reconocimiento por los años de trayectoria, experiencia y sus aportes a la Institución.
La actividad inició con la narración de cuentos por parte de Sady Loaiza, director ejecutivo del IABNySB, conjuntamente con Bárbara Rodríguez jefe de medios y Maryuri Goicochea directora de la Red Metropolitana de Bibliotecas Públicas.
Posteriormente, se dieron a conocer diversos aspectos históricos partiendo del año 1810, cuando se hace pública la divulgación de un documento que tenía como proyecto la construcción de una biblioteca pública, la cual tendría la misión de difundir las ideas de la ilustración que apoyaran al proceso independentista, que en ese momento estaba surgiendo en Venezuela.
Igualmente, se destacó el rol del Libertador Simón Bolívar, quien el 4 de Junio de 1814, giró instrucciones para la instalación de un templo de los saberes, donde se albergaría en sus espacios el acervo cultural, documental, así como las normativas que regirían la vida pública y ciudadana de la naciente República.
Dicho evento contó con la compañía de Aracelis García, viceministra de Fomento para la Economía Cultural, quien destacó la gran aceptación y participación por parte de la población en las actividades vinculadas con la conmemoración de los 183° Aniversario de la Biblioteca Nacional de Venezuela.
Asimismo indicó, “debemos destacar la gran responsabilidad del personal bibliotecario, pues su labor va más allá de clasificar libros, pues los mismo tienen la misión de facilitar el pensamiento a favor del pueblo, sin su apoyo en las bibliotecas públicas no tendríamos conciencia de nuestro pasado ni mucho menos la noción del futuro”.
En ese mismo orden de ideas, hizo referencia al valor de las bibliotecas como un tesoro tangible e intangible al servicio de la sociedad, debido a su incalculable valor histórico.
Por su parte, Sady Loaiza, reconoció la labor de las y los Bibliotecarios, Archivológos y profesionales en Ciencias de la Información, que de manera constante afianzan los valores históricos y documentales de nuestra nación, pues ellos son los responsables de inmortalizar la historia de los pueblos.
Durante su participación, resaltó el trabajo de Cruz Figuera y Marta de Betancourt, a quienes se debe gran parte del testimonio documental e histórico del país de las últimas cuatro décadas.
De igual manera, Loaiza enalteció el proceso de democratización de los espacios bibliotecarios que ha impulsado la Revolución Bolivariana, que son reflejados en logros tales como: La Biblioteca Digital Cesar Rengifo, el Sistema Automatizado de Deposito Legal (SADEL), como también el Programa Nacional de Formación en Ciencias de la Información, dichos logros constituyen la consolidación del sueño de Bolívar y Chávez.
Cabe destacar, que el sonido se hizo palabra, la palabra se hizo verbo, acción, oración, párrafo, capítulo, con el fin de dar a conocer la importancia del libro como documento, memoria, patrimonio e identidad.
Reconocimiento al trabajo
Dentro de las condecoraciones fueron otorgadas en Primera, Segunda y Tercera clase la medalla de Honor al Mérito al Trabajo, así como también la condecoración al personal empleado y obrero clasificado en quinquenios de 5, 10, 15, 20, 25, 30 y 35 años de servicio en la Institución.
Los valores de identidad, el arraigo, la pertenencia y el compromiso Revolucionario resaltaron en dicho evento, posicionando así la misión y visión de la Biblioteca Nacional de Venezuela, que promociona al libro, la lectura y la escritura como un acto para la liberación y la rebelión, transformándose en una plataforma de suma importancia para las nuevas generaciones.
Por otra parte, los presentes se deleitaron con los cantos de trabajo ofrecidos por las sopranos: Xiomara Mistage, María Elena Vargas, Caribay Saavedra acompañadas en el piano por Silvia Cabrelles y la lectura del poema "Cuando se dice la palabra amigo" de Gustavo Pereira, leído en formato braille por Adriana Rodríguez, encargada del Servicio para Personas con Discapacidad Visual que ofrece la Biblioteca Nacional.
De igual manera el encuentro fue propicio para destacar la trayectoria de compañeros como Pedro Araujo, quien en vida se destacó como Director de Seguridad de esta casa de los saberes y a quien se le rindió un homenaje a manera para reconocer su loable labor dentro de la Biblioteca Nacional, ejemplo de constancia y trabajo.

200 AÑOS DEL CORREO ORINOCO

     El Correo del Orinoco surgió de la iniciativa de Simón Bolívar de crear un medio propagandístico de la Tercera República para neutral...